#30# El Tribunal Constitucional avala el despido objetivo por ausencias al trabajo, aunque estas sean justificadas - Delaw Firm
4089
post-template-default,single,single-post,postid-4089,single-format-standard,bridge-core-2.0.7,et_bloom,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-19.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default

#30# El Tribunal Constitucional avala el despido objetivo por ausencias al trabajo, aunque estas sean justificadas

El Tribunal Constitucional ha fallado a favor de una empresa que despidió a una trabajadora que había superado el umbral de faltas de asistencia intermitentes, aunque justificadas, inclinando la balanza a favor de la productividad de la empresa frente a otros derechos de relevancia constitucional.

Es la reforma laboral operada en el año 2.012 la que introdujo, entre otros muchos preceptos, la modificación del artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores que se ocupa de los motivos que justifican el despido objetivo, adicionando a los motivos que ya existían, el despido por absentismo intermitente, aunque éste sea justificado.

Es la primera vez que el máximo intérprete de nuestra Carta Magna tiene ocasión de pronunciarse sobre este asunto y lo hace como consecuencia de la cuestión de inconstitucionalidad de este precepto que realizó un Juzgado de lo Social de Barcelona.

Conforme a la citada interpretación del Tribunal Constitucional, el despido se encontrará justificado, aunque las ausencias del trabajador se encuentren justificadas, por ejemplo, aunque alguna de las ausencias se deban al hecho de encontrarse el trabajador en situación de baja por incapacidad temporal, lo que desde luego parece una inclinación a favor de la productividad de la empresa frente al derecho a la salud y a la integridad física del trabajador y ello a pesar de que este último derecho se encuentra entre los denominados Derechos Fundamentales de nuestra Constitución.

Es obvio que el absentismo reduce la productividad y que ésta es un factor de capital de trascendencia para la propia viabilidad de la actividad empresarial, pero el estupor que puede provocar la sentencia se debe, a nuestro juicio, al hecho de que se haya reconocido a la productividad una mayor relevancia que el propio derecho a la salud e integridad física. Piénsese que en determinados casos un trabajador puede elegir acudir al trabajo aunque se encuentre enfermo para no superar el 20% de faltas que justificaría el despido.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que este despido, como todos los calificados como objetivos, han de ser indemnizados con veinte días por año de servicio prorrateándose por meses los períodos inferiores y con un máximo de doce mensualidades y que el propio Tribunal Constitucional ha marcado una serie de excepciones en las que el despido objetivo no estaría justificado y que merecerían el calificativo de improcedente. Entre estas excepciones destaca, entre otras, además de los casos de grave enfermedad, maternidad, víctimas de violencia de género, la intermitencia de las ausencias.

Los cuatro votos particulares formulados por Magistrados del Tribunal Constitucional contra la sentencia, permiten barruntar que el despido por ausencias intermitentes, incluso aunque sean justificadas, será motivo de sucesivos pronunciamientos que acabarán de mostrar el camino a seguir.